diumenge, 17 de gener de 2010

¿Quien es realmente un pobre espiritual?

Esta semana a raiz del terrible terremoto de Haiti se ha generado una polemica por las declaraciones del Sr. Obispo de San Sebastián, el cual al dia siguiente intento maquillar sus declaraciones diciendo que se habián sacado de contexto. Sr. Munilla, yo estaba escuchando el programa La Ventana en directo mientras Gemma Nierga le entrevistaba a Ud. por tanto yo no estoy influenciada por ningún titular escandaloso, y le puedo asegurar que sus palabras no se sacaron en ningún momento de contexto, a la pregunta referente al terrible terremoto Ud contesto que era más preocupante la pobreza nuestra, de nuestra sociedad, que la terrible tragedia de esa gente, ya que nuestra sociedad tiene un profunda pobreza espiritual.

Hacia solo unos dias que otro "ilustre" Obispo, el de Granada, sin ningún rubor dijo que una vez que se había legalizado el aborto, esto daba via libre a los hombres para cometer violaciones, ya que la mujer tenía via libre para librarse de las posibles consecuencias de estas violaciones.

Las declaraciones de uno y de otro, y que la gravedad de las mismas no haya provocado que sean destituidos inmediatamente de sus cargos, nos hace pensar que sus colegas y superiores compoarten con Uds la bestialidad de sus ideas, esto solo sirve para la demostración práctica de quienes son realmente los pobres en espiritualidad, Uds, señores mios, toda la clase eclesiastica que son capaces de escuchar semejantes declaraciones sin escandalizarse.

Estamos cansados de oir a toda la clase eclesiastica argumentar que los fieles se han alejado de la Iglesia, ellos olvidan un detalle muy importante, la Iglesia son los fieles, por tanto los fieles no pueden haberse alejado de la Iglesia, ya que son ellos mismos.

Los que si se han alejado de la Iglesia es toda la clase eclesiastica, ellos que se han atrincherado, cual "okupas", en las catedrales, conventos y palacios episcopales, y le han dado la espalda a la Iglesia, ellos que amparandose en su estatus privilegiado se permiten criticar, juzgar y aleccionar a toda una sociedad de la cual se han alejado y a la cual contemplan desde su egocentrismo, creiendose superiores a todo y a todos y por encima de las leyes y de los valores humanos. Ellos son los pobres de espiritu, que con declaraciones y actuaciones estan rozando la legalidad, ya que se comportan cuales instigadores y encubridores de actividades delictivas tales como la violación y la pederastia. Ellos son los pobres de espiritu que deberian perder sus privilegios y que de oficio se investigara sus actuaciones.

Hasta pronto.