dissabte, 28 d’abril de 2012

Cuando el individuo deja de ser importante

No sin nuestros derechos

Todos sabemos que estamos viviendo una época difícil, y que van a ser necesarios muchos sacrificios por parte de toda la sociedad para superar la situación actual. La injusticia surge cuando se imponen los intereses económicos y empresariales por encima de los intereses ciudadanos.
Nos estamos enfrentando a un hecho que supone un retroceso de más de un siglo en lo que supone la valoración del individuo y de los derechos sociales por encima de cualquier otra consideración.
Se esta usando la excusa de la situación económica para recortar no solo prestaciones sociales, algo ya suficientemente grave; sino que también se están recortando los derechos sociales.
A principios del siglo XX se tomo conciencia de que las prioridades tenían que ser las personas, los individuos, se empezó a trabajar en los derechos sociales, en la protección, y durante todo el pasado siglo se fué trabajando en el tema.mejorando cada vez más, protección a la infancia, pensiones para los ancianos, derechos de la mujer, todo esto sustentado en lo impuestos y cotizaciones de los trabajadores.
Europa consiguió una calidad de servicios y prestaciones cada vez mejores, a cambio de todas estas mejoras, el ciudadano aportaba sus impuestos y sus cotizaciones, e iba a disfrutar de una sanidad pública, educación pública, residencias públicas, etc cada vez mejores; hasta que llegó "la crisis", una crisis provocada por los mercados financieros y por las entidades bancarias, y estos mercados financieros han descubierto que atosigando a los estados pueden cada vez ser más poderosos, cada vez más ricos, cada vez más imbatibles, y los estados y sus dirigentes se han sometido a este poder; pero.. ¿estamos los ciudadanos dispuestos a someternos a estos mercados?
Tenemos que luchar por nuestra sanidad pública, por nuestra educación pública, por nuestras residencias públicas, por nuestros derechos, por nuestras organizaciones sociales, por nuestras prestaciones, nuestros subsidios, tenemos que luchar por ello, exigiendo que los estados cumplan la ley (sin modifícarla de manera unilateral). Queremos seguir siendo importantes, el individuo tiene que ser el ser más importante en la toma de decisiones.