dimecres, 15 de juny de 2011

Indignación

El 15M pilló a todos desprevenidos; todos los que estaban convencidos de que se había abolido el espiritu reivindicativo, la capacidad de protestar; y quizas lo más importante, las ganas y la ilusión por discrepar. La clase política estaba tranquila y acomodada en esa burbuja artificial que se han creado ellos mismos; donde no tiene contacto con la realidad y se autoconvencen de que a nadie le importa ni preocupa que hacen, cuando lo hacen ni como lo hacen.
Por esto el 15M no supieron como enfocarlo, ni como asumirlo; y siguen sin saber nada ni asumir que la gente esta indignada con su manera de actuar, por la escala de valores que aplican; que la gente quiere respuestas, quiere poder opinar y que se les tenga en cuenta.
La clase política ha demostrado con creces su mediocridad, sin distinción de ideologias ni de cuotas de poder. Valoran mucho más las posiciones partidistas y de cuotas en la encuestas, que la capacidad de acuerdos para llegar a soluciones de estado ante la situación económica que se esta viviendo.
Siguen soñando, todos ellos, con gobernar y mandar; no quieren asumir la realidad de que el estado esta prisionero de los mercados; y ante esto solo hay una solución, el acuerdo, la moderación y la mediación; y todo esto, desgraciadamente, no hay un solo político en España que este capacitado para llevarlo a cabo.
Y se han empecinado en luchar contra el movimiento, Spanisch Revolution, regenerador de la democracia, porque desde su punto de vista les quitará poder, cuando en la práctica, hace ya muchisimos años que no tienen ningún poder, ni capacidad de decisión; en el momento que sucumbieron a las presiones de los mercados internacionales, vendieron su integridad moral y la integridad económica del Estado.
Hoy verlos luchar contra los indignados en las plazas es patético, ni siquiera son conscientes que ya ni defienden sus sillas; que una vez que has vendido tus principios y tu moral al mejor postor no tienes más opción que seguir adelante o en una arranque de dignidad presentar tu dimisión; todos, todos, ya que la catadura moral tanto la muestras desde ámbitos de poder como desde la oposición; y en estos momentos ya estan todos ellos prostituidos.
Los grupos de radicales que aprovechan para desestabilizar a los manifestantes del 15M, son esto, grupos de radicales ajenos a individuos con una consciencia democrática, aunqué tal vez seria muy interesante saber y concoccer a quien esta detras de las trinceras diseñando estas acciones.